17.01.2018

Anestesia y síndrome de Brugada

Anestesia y síndrome de Brugada: conclusiones de una serie de casos recopilada en 12 años* es el tema de la NOTICIA DEL DÍA.

No es necesario recordar a nuestros lectores habituales que el síndrome de Brugada (SBr) es una canalopatía, que se presenta con cambios electrocardiográficos en un corazón estructuralmente normal, que predispone a arritmias ventriculares malignas y muerte súbita cardíaca y que los pacientes con SBr pueden desarrollar arritmias ventriculares malignas después de la administración de fármacos anestésicos o vasoactivos que interactúan con los canales de iones cardíacos.

Valga entonces este prólogo como mera introducción de la NOTICIA.

El diagnóstico de SBr requiere la presencia de un patrón electrocardiográfico de tipo 1 en las derivaciones precordiales derechas (V1-3) ​​que puede estar presente espontáneamente o revelarse por fármacos antiarrítmicos de clase I. El ECG de tipo 1 se caracteriza por una elevación prominente del segmento ST cóncavo que muestra una amplitud del punto J o una elevación del segmento ST ≥2 mm seguida de una onda T negativa. El patrón clásico de ECG puede ser intermitente, dificultando el diagnóstico.

Para el diagnóstico definitivo de SBr, uno de los siguientes criterios clínicos debe estar presente en pacientes con patrón de ECG tipo 1 espontáneo o inducido: antecedentes familiares, síntomas relacionados con arritmias o arritmias ventriculares documentadas. En presencia de un caso confirmado de SBr o muerte súbita cardíaca, se recomienda el cribado de los miembros de la familia con ECG seriados y la exposición a fármacos farmacológicos.

De los 18 genes ya asociados con BrS, el genotipo más común encontrado en este síndrome es la pérdida de función del canal de sodio cardíaco causado por la mutación en el canal de sodio regulado por voltaje del gen tipo V (SCN5A).

Postema realizó una extensa revisión de la literatura en 2009 sobre el uso de medicamentos en BrS y formó un panel internacional de expertos para producir una recomendación de consenso para cada medicamento. Se desarrolló un sitio web (www.brugadadrugs.org) que se actualiza con frecuencia de acuerdo con las últimas pruebas en un intento de garantizar la disponibilidad mundial de información relevante en línea y actualizada. Cuando se trata del manejo anestésico de estos pacientes, este grupo aconseja enfáticamente el uso adicional de la revisión publicada por Kloesel et al. en 2011 para orientación e información general.

Los pacientes pueden presentarse al anestesiólogo ante la indicación de una próxima cirugía, sin diagnóstico de BrS o con BrS confirmado, sintomático o no. Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre el mejor enfoque para estos casos.

Los ensayos controlados no son factibles porque el SBr es una enfermedad rara; por lo tanto, la evidencia del manejo anestésico se obtiene mediante estudios de casos. Al presentar la serie de casos, el objetivo de los autores fue documentar si hubo resultados adversos relacionados con los efectos nocivos de los fármacos anestésicos utilizados en pacientes con SBr anestesiados en el hospital.

Por lo tanto el objetivo de esta serie de casos de 12 años fue revisar los fármacos utilizados durante el tratamiento anestésico de pacientes con diagnóstico o criterios de riesgo para el síndrome de Brugada (SBr) y documentar cualquier asociación posible entre estos fármacos y la actividad arritmogénica o la inestabilidad hemodinámica inexplicada mediante un estudio observacional clínico retrospectivo.

Treinta y un pacientes cumplieron con los criterios de inclusión: 20 pertenecientes al grupo D (BrS diagnosticado) y 11 al grupo R (riesgo de SBr). Se sometieron a un total de 43 intervenciones anestésicas (28 en el grupo D y 15 en el grupo R).

Los medicamentos utilizados se compararon con los que se recomiendan evitar o, preferiblemente, evitar, publicados en brugadadrugs.org.

Las complicaciones hemodinámicas y cardíacas durante la anestesia se evaluaron para la asociación hipotética con estos fármacos.

De la lista de medicamentos disponibles en la literatura médica recomendada para ser evitada en pacientes con SBr, se utilizaron los siguientes en la serie: propofol (n = 8 en el grupo D, n = 8 en el grupo R), anestésicos locales (n = 15 en el grupo D, n = 8 en el grupo R), tramadol (n = 1 en el grupo D) y metoclopramida (n = 1 en el grupo D). Las complicaciones hemodinámicas ocurrieron en 5 procedimientos, pero no se encontró asociación directa entre estos eventos y el uso de los medicamentos enumerados anteriormente.

Los eventos adversos mayores relacionados con los efectos nocivos de los fármacos que se recomiendan evitar no se detectaron en la serie de pacientes recopilados con o sin riesgo de SBr. Aunque los autores no pueden refutar el riesgo teórico de los principales eventos adversos cuando se utilizan activadores de BrS conocidos o potenciales, se desconoce el verdadero riesgo clínico de estos fármacos, y las recomendaciones para evitar su uso deben ser mejor respaldadas.

* Duque M, Santos L, Ribeiro S, Catré D. Anesthesia and Brugada syndrome: a 12-year case series. J Clin Anesth. 2017 Feb;36:168-173. doi: 10.1016/j.jclinane.2016.09.031. Epub 2016 Dec 7.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina