09.02.2018

Cardiotoxicidad en pacientes con cáncer tratados con terapias dirigidas

Un artículo de autores italianos publicado en septiembre de 2017 se ocupó de la Incidencia y riesgo de cardiotoxicidad en pacientes con cáncer tratados con terapias dirigidas* y será comentado hoy como NOTICIA DEL DÍA.

El cáncer y las enfermedades cardiovasculares son las dos causas más comunes de mortalidad en el mundo. En la población con cáncer de edad avanzada, las enfermedades cardíacas y vasculares representan las afecciones coexistentes más frecuentes, pueden deberse a la presencia de una serie de factores de riesgo compartidos, como la inflamación crónica y el metabolismo alterado.

Las mejoras en las terapias han prolongado significativamente la supervivencia de los pacientes con cáncer, sin embargo, el aumento de su uso lleva en forma concomitante a una tasa creciente de complicaciones cardiotóxicas.

La cardiotoxicidad es un efecto secundario grave tanto de los citostáticos tradicionales como de los fármacos molecularmente dirigidos, y su aparición puede ocurrir incluso meses o décadas después de la finalización del tratamiento contra el cáncer.

Se ha demostrado que los efectos secundarios cardíacos de estos fármacos afectan la calidad de vida y la supervivencia general del paciente, independientemente del pronóstico relacionado con el cáncer.

El reconocimiento de una insuficiencia cardíaca durante o después de terapias cardiotóxicas potenciales requiere una estrecha vigilancia de los síntomas y signos clínicos con el fin de identificar tempranamente a los pacientes en situación de riesgo.

El daño cardiovascular se produce a través de varios mecanismos: factores de riesgo modificables y no modificables preexistentes, coagulación, anemia, agotamiento del organismo, liberación de factores cardiodepresivos (incluidas varias citocinas), derrame pericárdico maligno, efecto directo del tumor en el corazón o sistema vascular, tanto se utilicen en forma sistémica o local.

La incertidumbre de la reversibilidad y la seguridad cardiovascular a largo plazo de los agentes anticancerígenos complica la toma de decisiones con respecto a los regímenes y las secuencias de tratamiento.

La seguridad cardiovascular ha sido uno de los aspectos más desafiantes del desarrollo de fármacos. La cardiotoxicidad de los citostáticos tradicionales es un fenómeno conocido, generalmente irreversible, relacionado con sus efectos citotóxicos generales.

En cuanto a los agentes dirigidos (anticuerpos monoclonales e inhibidores de la proteínquinasa de bajo peso molecular), provocan toxicidades imprevistas a pesar de rigurosas pruebas preclínicas, debido a mecanismos previamente desconocidos y / o la multiplicidad de proteínas fuera del objetivo afectadas.

Los efectos adversos (EA) más frecuentes de estos agentes sobre el sistema cardiovascular incluyen disfunción ventricular izquierda e insuficiencia cardíaca, arritmias y derrame pericárdico.

El objetivo de este estudio fue evaluar la incidencia y el riesgo relativo (RR) de desarrollar cardiotoxicidad de alto grado y de grado completo en pacientes con tumores sólidos que reciben agentes específicos a través de un metanálisis revisado de ensayos clínicos disponibles.

Se consideraron 31 ensayos para este metanálisis. Se incluyeron un total de 28,538 pacientes; 7995 de estos pacientes tenían cáncer de mama (28%), 6151 (22%) cáncer de próstata y 14.392 (50%) fueron tratados por otros tumores malignos.

El mayor RR de eventos de grado alto se observó con Vandetanib (RR = 7.71, IC 95% 1.04-56.99), seguido de Ramucirumab (RR = 5.0) y Aflibercept (RR = 4.1).

Agrupado por categoría de fármaco, la incidencia más alta de cardiotoxicidad de alto grado se demostró mediante anti-VEGFR-TKIs (RR 5.62, 95% CI 1.49-21.24) y anti-VEGF mAbs/VEGF-trap (RR 1.82, 95% CI 1.24-2.69)

Agrupado por tipo de tumor, la incidencia más alta de cardiotoxicidad se observó en el cáncer de tiroides (8%), seguido de cáncer gástrico (4%).

El tratamiento con agentes dirigidos en pacientes con cáncer se correlaciona con un aumento significativo en el riesgo de cardiotoxicidad. Se debe enfatizar el monitoreo clínico frecuente cuando se usan estos y otros agentes biológicos más nuevos.

* Santoni M, Guerra F, Conti A, Lucarelli A, Rinaldi S, Belvederesi L, Capucci A, Berardi R. Incidence and risk of cardiotoxicity in cancer patients treated with targeted therapies. Cancer Treat Rev. 2017 Sep;59:123-131. doi: 10.1016/j.ctrv.2017.07.006. Epub 2017 Jul 28.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina