03.07.2017

Dabigatran: resultados de un nuevo meta-análisis

Investigadores de la República Popular China publicaron recientemente los resultados de un metaanálisis* cuyo objetivo fue comparar la eficacia relativa y la seguridad de los diferentes tipos de intervenciones para la prevención del accidente cerebrovascular en pacientes con enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Será el tema que aborda la NOTICIA DEL DÍA  de hoy.
Para ello utilizaron un modelo bayesiano basado en un reconocido programa informático estadístico aplicando la lectura y análisis de los odds ratios (OR) y sus intervalos de confianza para la evaluación de la eficacia y seguridad de varias intervenciones médicas, que incluyeron aspirina, dipiridamol, ticlopidina, warfarina, dabigatran y apixaban.
Las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares tienen una alta tasa de incidencia, especialmente entre la población anciana. Generalmente, el accidente cerebrovascular isquémico puede ser efectivamente tratado con el uso de fármacos trombolíticos. Sin embargo, estos fármacos tienen algunos efectos secundarios, como por ejemplo, hemorragia intracraneal. La incidencia de hemorragia intracraneal puede alcanzar de 1,7% a 6,4% en pacientes después de ser tratados con fármacos trombolíticos. Además, la terapia trombolítica se utiliza principalmente en las primeras 3 a 6 horas de inicio de un accidente cerebrovascular isquémico o en las primeras 3 a 4,5 horas de acuerdo con las directrices japonesas para el manejo del ictus, lo que restringe su uso. Por lo tanto, es necesario clasificar y resumir las intervenciones médicas aplicadas para la prevención y el tratamiento del stroke en estas poblaciones expuestas.
Los numerosos estudios que se centraron en la eficacia de varios medicamentos utilizados para pacientes con enfermedades vasculares (principalmente la enfermedad vascular no periférica) pueden agruparse en 3 categorías: estatinas, antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes. Las estatinas pueden utilizarse antes o durante la etapa de la apoplejía para disminuir su recurrencia y estimular la reparación del tejido. La agregación plaquetaria podría inducir la termogénesis arterial, por lo que los fármacos antiplaquetarios pueden desempeñar un papel importante en la prevención de los trastornos vasculares.
De esta forma, tomados en conjunto, los antiagregangtes y los anticoagulantes pueden contribuir a la reducción de los trastornos vasculares mayores al disminuir la agregación plaquetaria.
En el análisis específico, en comparación con dabigatrán, tanto edoxaban (OR, 2,84 [95% IC, 1,17-6,97] como aspirina + warfarina (OR, 3,42 [95% IC, 1,20-9,84]) mostraron una tasa más alta de accidente cerebrovascular de todas las causas, como muestra el análisis estadístico.

Con respecto específicamente a la hemorragia intracraneal, la aspirina + clopidogrel produjo resultados peores que otros 7 tratamientos, incluyendo placebo (OR 2,21 [95% IC, 1,45-3,40], apixabán [OR 2,11 95% de IC, 1,05 – 4,17], aspirina (OR 1,53 [95% de IC, 1,11 – 2,15], aspirina + dipiridamol (OR 1,78 [95% de IC, 1,01 – 3,03], cilostazol (OR 4,17 [95% de IC, 1,37-14,28], clopidogrel (OR 1,85 [95% de IC, 1,22 – 2,86] y dabigatrán OR, 2,56 [95% de IC, 1,37 – 4,76]).

En términos de accidente cerebrovascular isquémico, el dabigatrán proporcionó una mejor eficacia que el placebo (OR, 0,36 [95% IC, 0,18-0,72], la aspirina (OR, 0,43 [95% IC, 0,21-0,84] y la aspirina + dipiridamol (OR, 0,41 [95% de IC, 0,17 – 0,94]).

En cuanto a la mortalidad, el dabigatrán resultó en una menor mortalidad en comparación con la aspirina (OR, 0,48 [95% IC, 0,23-0,97], aspirina + clopidogrel (OR, 0,40 [95% IC, 0,17-0,92], edoxabán (OR 0,27 [95% de IC, 0,10 – 0,72]y warfarina (OR, 0,52 [95% de IC, 0,28 – 0,92]).

Hay algunas limitaciones en este metaanálisis. Por ejemplo, la ausencia de evidencia directa de algunas terapias resultó en inconsistencias, en particular para la warfarina en comparación con placebo y clopidogrel tomando diferentes puntos finales. Además, los ensayos controlados aleatorios incluidos para pacientes con enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares son relativamente amplios, que incluyen fibrilación auricular, infarto de miocardio y accidente cerebrovascular de aterosclerosis de arteria grande, sin especificar muchas veces la causa concreta de la complicación.

Aunque se necesita más investigación, dabigatran es muy recomendable para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares basado en los resultados presentados debido a la eficacia y seguridad del fármaco.

* Sun Q, Chang S, Lu S, Zhang Y, Chang Y. The Efficacy and Safety of 3 Types of Interventions for Stroke Prevention in Patients With Cardiovascular and Cerebrovascular Diseases: A Network Meta-analysis. Clin Ther. 2017 Jun 10. pii: S0149-2918(17)30243-6. doi: 10.1016/j.clinthera.2017.04.008. [Epub ahead of print]

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina