21.10.2017

Hipocalciuria y preeclampsia

Una revisión sistemática y metanálisis sobre la hipocalciuria observada en la preeclampsia serán el motivo de comentario en la NOTICIA DEL DÍA. Tal revisión debida a médicos de la División Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Misisipi, EEUU fue publicada en el International Journal of Gynaecology and Obstetrics, órgano oficial de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, del mes de julio de este año*.

Parten los autores de considerar que pequeños estudios observacionales han demostrado que la preeclampsia se asocia con hipocalciuria, por lo cuál su objetivo fue comparar la excreción urinaria de calcio en la preeclampsia, la hipertensión gestacional y la hipertensión crónica con la de los embarazos normotensos.

Se incluyeron en la investigación estudios observacionales que evaluaron la excreción de calcio con la recolección de orina de 24 horas en pacientes con preeclampsia en comparación con mujeres embarazadas normotensas.

El resultado primario fue la excreción de calcio urinario de 24 horas. Se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP) con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Consideran los autores que la excreción renal de calcio aumenta de 100-250 mg / día entre las mujeres no embarazadas a 350-620 mg / día durante un embarazo normal.
La excreción urinaria de calcio generalmente aumenta durante cada trimestre, con el nivel máximo alcanzado durante el tercer trimestre.

Este aumento fisiológico en la excreción urinaria de calcio es atribuible al aumento de la absorción materna de calcio del intestino y al aumento de la filtración glomerular. Adicionalmente, se observan aumentos en el nivel circulante de 1,25-dihidroxivitamina D y en las respuestas calcémicas y calciúricas a las pruebas orales de tolerancia al calcio, mientras que la excreción de calcio en ayunas y los índices de función paratiroidea siguen siendo normales.

En contraste con las mujeres embarazadas normotensas, las personas con preeclampsia excretan mucho menos calcio en su orina. La asociación de hipocalciuria con preeclampsia se informó por primera vez en 1984. Desde entonces, numerosas publicaciones adicionales han concluido que la excreción urinaria de calcio disminuye en pacientes con preeclampsia. De hecho, se ha demostrado que la excreción urinaria de calcio disminuye a comienzos del primer trimestre entre las mujeres que posteriormente fueron diagnosticadas con preeclampsia.

A pesar del número de publicaciones que destacan una asociación entre la hipocalciuria y la preeclampsia, el calcio urinario no se mide habitualmente en la evaluación de pacientes con trastornos hipertensivos del embarazo. La evaluación de la excreción urinaria de calcio tiene el potencial de convertirse en una herramienta de diagnóstico útil, particularmente cuando la diferenciación entre la exacerbación de la hipertensión crónica y la preeclampsia es un desafío.

Debido a que muchas publicaciones que han encontrado una asociación entre hipocalciuria y preeclampsia han tenido un tamaño de muestra pequeño, los autores propusieron realizar una revisión sistemática con metanálisis para aumentar el tamaño de la muestra, con tres preguntas en mente.

Primero, ¿la preeclampsia se asocia con una menor excreción urinaria de calcio en comparación con los embarazos normotensos? En segundo lugar, ¿la hipocalciuria también está presente en pacientes con hipertensión gestacional o hipertensión crónica? Y tercero, ¿el grado de hipocalciuria difiere en aquellos con enfermedad de curso más grave?

Así, veintiún estudios fueron incluidos. La excreción urinaria de calcio fue menor entre las mujeres con preeclampsia que entre aquellas con embarazos normotensos (DMP -158.43, IC del 95%: -187.95 a -128.92) o hipertensión crónica (DMP -92.92; IC del 95%: -100.55 a -85.29). La excreción también se redujo en preeclampsia severa versus leve (DMP -35.00, IC95% -58.94 a -11.07) e hipertensión gestacional versus embarazos normotensos (DMP -50.95; IC del 95%: -57.74 a -44.17). La excreción de calcio no fue significativamente menor en la hipertensión crónica versus los embarazos normotensos (DMP -64.45, IC del 95%: -135.98 a 7.08).

Por lo tanto, la excreción urinaria de calcio disminuye al aumentar la gravedad de los trastornos hipertensivos inducidos por el embarazo, pero esta tendencia no se observa en la hipertensión crónica.

* McMaster KM, Kaunitz AM, Burbano de Lara P, Sanchez-Ramos L. A systematic review and meta-analysis of hypocalciuria in pre-eclampsia. Int J Gynaecol Obstet. 2017 Jul;138(1):3-11. doi: 10.1002/ijgo.12165. Epub 2017 May 2.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina