08.02.2018

Muerte aún inexplicable de una querida periodista

La noche del martes 6 de febrero se presentó con una noticia que conmovió a gran parte de Argentina: se anunciaba por los medios de comunicación el fallecimiento de una muy querida y respetada periodista. Deborah Pérez Volpin había fallecido a los 50 años durante una endoscopía digestiva alta lo cuál se interpretó como una complicación anestésica.

Fuerte fue el impacto de la información también para este Editor que el día domingo 4 había visto por la televisión el que fue su última aparición en la TV, esta vez otorgando un reportaje. Se la veía feliz y saludable.

No queda sino enviar las condolencias a sus familiares, colegas y amigos.

El Editor ignora en absoluto todo dato clínico referente a la Historia Clínica de Pérez Volpin, por lo cuál todas las reflexiones que seguirán a continuación son meras especulaciones que no se vinculan a lo realmente acontecido, sino son las ideas asociativas que espontáneamente hiciera como acto quasi reflejo, común a todos quienes ejercemos la Medicina, intentando encontrar una explicación sobre una muerte difícil de aceptar como complicación de un procedimiento casi rutinario.

Estas especulaciones darán cuerpo a la NOTICIA DEL DÍA de hoy.

Muchos de nosotros seguramente experimentamos en primera persona o en la de algún familiar o amigo, la realización de una endoscopía digestiva alta o baja y conocemos la casi mágica acción del propofol que permite se realice el procedimiento en pocos minutos, despertar inmediatamente y salir caminando del quirófano,

El propofol es un agente sedante/hipnótico no relacionado estructuralmente con otros compuestos hipnóticos que induce la hipnosis confiable y rápidamente y tiene efectos aditivos o sinérgicos con muchos otros agentes usados en anestesia (barbitúricos, benzodiazepinas, opioides y ketamina).

El propofol está asociado a una recuperación suave y rápida, lo que lo distingue de la mayoría de los regímenes anestésicos tradicionales. Como otros agentes intravenosos, el propofol es un depresor tanto cardiovascular como respiratorio, sin embargo el riesgo de estos efectos puede ser disminuido por medio de ajustes apropiados en la dosificación o manejo del paciente. La anafilaxia es rara..

La asociación entre la noticia escuchada y este agente anestésico no fue casual: en 2010 este Editor fue coautor junto a Andrés Pérez Riera de una comunicación sobre el Síndrome de infusión de propofol y presentación de una fenocopia electrocardiográfica del síndrome de Brugada*.

Esta columna se ocupó del tema de la relación entre la anestesia y el síndrome de Brugada el 17 de enero y el 20 de enero.

Este medicamento anestésico puede causar una rara enfermedad llamada síndrome de infusión de propofol, caracterizada por acidosis láctica inexplicada, lipemia, rabdomiólisis, colapso cardiovascular y patrón electrocardiográfico similar a Brugada o cambios en la fenocopia electrocardiográfica de Brugada después de la infusión en dosis altas durante períodos prolongados. .

La incertidumbre permanece en cuanto a si existe una susceptibilidad genética. El perfil de recuperación favorable asociado con propofol ofrece ventajas sobre los anestésicos tradicionales en situaciones clínicas en las que la recuperación rápida es importante. El propofol es un agente anestésico seguro, pero el síndrome de infusión de propofol es una complicación letal poco frecuente, decíamos en el abstract del texto comentado.

Hace casi exactamente un año se publicó una serie de casos recopilados durante 12 años sobre la relación entre Anestesia y síndrome de Brugada** que contrariamente no encontró asociación significativa.

El objetivo de esta serie de casos  fue revisar los fármacos utilizados durante el tratamiento anestésico de pacientes con diagnóstico o criterios de riesgo para el síndrome de Brugada (SBr) y documentar cualquier asociación posible entre estos fármacos y la actividad arritmogénica o la inestabilidad hemodinámica inexplicada.

Treinta y un pacientes cumplieron con los criterios de inclusión: 20 pertenecientes al grupo D (BrS diagnosticado) y 11 al grupo R (riesgo de SBr). Se sometieron a un total de 43 intervenciones anestésicas (28 en el grupo D y 15 en el grupo R).

Los medicamentos utilizados se compararon con los que se recomiendan evitar o, preferiblemente, evitar, publicados por especialistas en el campo en brugadadrugs.org.

Las complicaciones hemodinámicas y cardíacas durante la anestesia se evaluaron para la asociación hipotética con estos fármacos.

De la lista de medicamentos disponibles en la literatura médica recomendada para evitar en pacientes con SBr, se utilizaron los siguientes en la serie: propofol (n = 8 en el grupo D, n = 8 en el grupo R), anestésicos locales (n = 15 en el grupo D, n = 8 en el grupo R), tramadol (n = 1 en el grupo D) y metoclopramida (n = 1 en el grupo D). Las complicaciones hemodinámicas ocurrieron en 5 procedimientos, pero no se encontró asociación directa entre estos eventos y el uso de los medicamentos enumerados anteriormente.

Los eventos adversos mayores relacionados con los efectos nocivos de los fármacos que se recomiendan evitar no se detectaron en esta serie de pacientes con o sin riesgo de SBr. Aunque los autores no pueden refutar el riesgo teórico de los principales advenimientos adversos cuando se usan activadores de BrS conocidos o potenciales, se desconoce el verdadero riesgo clínico de estos fármacos, y las recomendaciones para evitar su uso deben ser mejor respaldados.

Estas “meras especulaciones” producto del que quizás Lacan calificara como “discurso universitario”, en este caso, “discurso médico” tienen las mismas propiedades del propofol: efecto anestésico efímero, fugaz, que apenas disminuye el dolor de la partida de la querida periodista.

* Riera AR, Uchida AH, Schapachnik E, Dubner S, Filho CF, Ferreira C. Propofol infusion syndrome and Brugada syndrome electrocardiographic phenocopy. Cardiol J. 2010;17(2):130-5.

** Duque M, Santos L, Ribeiro S, Catré D. Anesthesia and Brugada syndrome: a 12-year case series. J Clin Anesth. 2017 Feb;36:168-173. doi: 10.1016/j.jclinane.2016.09.031. Epub 2016 Dec 7.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina