03.08.2017

Nemesio Paredes

Con tristeza del alma, finalizando el día 1º de agosto, Judith Zilberman, miembro del Consejo Científico del FIAI, me informó la muerte de nuestro querido colega y amigo  Sergio Kusznicki, acaecida la noche anterior del 31 de julio; Sergio se desempeñaba junto a Judith en la Sección Hipertensión Arterial del Hospital Argerich y en el ICBA. Éramos vecinos de consultorio y trabamos una gran amistad durante muchos años.

Esa tarde del mismo 31, de manera casi profética recibí una llamada de su esposa, hecha desde el propio celular de Sergio, lo que me produjo, al ver el origen de la llamada, una extraña sensación difícil de describir; Valeria me anunciaba que Sergio estaba muy mal, profundamente sedado y con morfina

Quiero recordar a Sergio, no en su rol de cardiólogo de quién aprendí mucho de Hipertensión y el tema de la Hipertensión durante el Embarazo.

Quiero hacerlo con otras imágenes que me permiten sonreir en el medio del dolor.

Sergio, entre otras virtudes era un excelente actor teatral, muy exigente y profesional, y le debo que me haya iniciado en dichos menesteres. En 2004, a raiz de celebrarse el centenario de nuestro Hospital y como parte de los actos celebratorios, escribí una obra teatral en Homenaje, que lo era también al Barrio de La Boca y que titulamos Una Ficción Boquense.

Sergio representaba el personaje principal de la Historia. En la Ficción, era Nemesio Paredes, un linyera que vivía de las limosnas en la puerta del Hospital y que conocía todos sus secretos; era un ser atemporal, ya que conocía y relataba historias del viejo Hospital, cuando la ambulancia era tirada por caballos y del nuevo, donde se aloja actualmente desde 1945. Su atemporalidad llegaba a que era capaz de relatar historias acaecidas en 1918 cuando en la vida real, y en lo que sería la actual calle Pilcomayo al 100 (hoy tiene el mismo nombre) a escasos 100 metros de su actual sede, entonces pleno campo, se encontraba un prostíbulo.

 

  • – ¡Nemesio, por favor….! ¡Es Nemesio Paredes…. es el linyera del Hospital!…..Perdónenme la expresión pero este croto se cuela en todos los actos…. yo no sé…. tiene un mimetismo especial…. no sé como se enteró de esta celebración….! expresa el personaje del Tordo…
  • – ¿se puede entrar? Me dijeron que había un espectáculo del Argerich gratis, pero…. ¿un vagabundo puede entrar?…. ¡yo soy de ahí!

 

Este primer diálogo representaba el Acto del Centenario presidido por el Tordo, al que quería ingresar Nemesio, con sus ropas harapientas, su pantalón remendado y sostenido por un alambre en la cintura.

Recuerdo particularmente otra escena que Sergio, -no ya Nemesio- me hizo ensayar decenas de veces: representábamos una de las inundaciones de La Boca, la histórica de 1940, que también había inundado al viejo Hospital y yo debía cruzar el patio con el agua hasta las rodillas con los brazos extendidos hacia arriba intentando no se mojaran algunas drogas que llevaba a la guardia donde había sido convocado por una urgencia. En esas escena, yo representaba a un prácticante, que años más tarde, en la vida real se convertía en un reconocido colega.

U otra en la que Nemesio relataba el episodio en la ambulancia yendo a galope tendido a la casa de Juan de Dios Filiberto en auxilio de su hijo, herido de una bala en la cabeza: ¡3 campanadas y una eran la señal que indicaba que la ambulancia era requerida para una urgencia extrema!

En dicha Ficción Sergio hacía las voces en off de dos grandes personajes de La Boca, Benito Quinquela Martín y el propio Juan de Dios Filiberto.

Desde ese ya lejano 2004, Sergio se identificaba como Nemesio cada vez que me llamaba o cuando yo lo hacía; el me decía “Tordo”, que era el nombre de mi personaje, aquel que presidía el acto relatado. El 20 de julio pasado encuentro en mi celular un mensaje por el Día del Amigo que decía: “Feliz Día, Tordo. Nemesio”. Creo que fue el último intercambio que mantuvimos. Porque aunque en mi agenda, todos los días se encendía un recordatorio, “llamar a Nemesio”, no podía hacerlo, a sabiendas de su destino irreversible.

En este primer recuerdo de Sergio (Nemesio) les dejo un fragmento de Una Ficción Boquense; Nemesio es el personaje que se ve a la izquierda de la imagen al lado de una vieja radio, que también forma parte de la Historia.

¡Te queremos, Nemesio y te recordamos!

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina