03.02.2018

¡Uno solo, mata!

El 6 de agosto de 2017, iniciábamos esta columna señalandoUna vez más desde la NOTICIA DEL DÍA nos ocuparemos de abordar el tema de una Epidemia uno de cuyos dramas más alarmantes es que la propia comunidad de colegas no la visualiza como tal, siendo que muchos de ellos se encuentran afectados y conviven naturalmente con su afección; tal acontece entre  miembros del FIAI y tal vez la lectura de esta breve introducción sea el motivo por el cuál muchos abandonen aquí la lectura”.

Nos referíamos a la epidemia de tabaquismo y hoy nuevamente nos ocuparemos del tema a raíz de un Editorial publicado el 24 de enero último en el BMJ que contundente y categóricamente indica que solo un cigarrillo al día eleva seriamente el riesgo cardiovascular*.

El Editorialista del BMJ, Kennet C Johnson, refiriéndose a un trabajo publicado en el mismo número, afirma “Cualquier asunción de que fumar menos protege contra la enfermedad cardíaca o el accidente cerebrovascular se ha disipado esta semana en el BMJ (doi: 10.1136 / bmj.j5855). En un gran metanálisis de estudios observacionales, Hackshaw y sus colegas muestran el grado inesperado en el que fumar incluso un cigarrillo al día se asocia con un riesgo cardiovascular mayor”

Los resultados son convincentes. Fumar un cigarrillo al día se asoció con un 48% (todos los estudios), a un 74% (estudios que controlan los factores de confusión además de la edad y el sexo)  de aumento del riesgo de enfermedad coronaria (CHD por sus siglas en inglés) en los hombres, un 57% a 119% aumento en el riesgo de CHD para las mujeres, y un aumento de aproximadamente 30% en el riesgo de accidente cerebrovascular para hombres y mujeres.

Un cigarrillo al día representaba la mitad del exceso de riesgo de CHD asociado con fumar 20 al día en hombres y un tercio del riesgo en mujeres. Para el accidente cerebrovascular, un cigarrillo representó aproximadamente un tercio del riesgo asociado con fumar 20 por día.

El metanálisis es impresionante, con base en 141 estudios prospectivos de cohortes de 21 países y regiones que siguieron a 5,6 millones de individuos para enfermedad coronaria y 7.3 millones para ACV. Incluyó 110 000 casos nuevos de CHD y 135 000 casos de accidente cerebrovascular. 

Los riesgos asociados con uno, cinco y 20 cigarrillos al día se modelaron en cada estudio, para CHD y accidente cerebrovascular, controlando al menos la edad y el sexo, y se resumieron estadísticamente en todos los estudios mediante metanálisis de efectos aleatorios.

Alrededor de 900 millones de personas fuman en todo el mundo. Si continúan las tendencias, se estima que ocurrirán mil millones de muertes prematuras por fumar en este siglo.

Las enfermedades cardiovasculares, no el cáncer, representan el mayor riesgo de mortalidad por fumar, causando aproximadamente el 48% de las muertes prematuras relacionadas con el tabaquismo.

El riesgo sustancial de CHD asociado con la “baja” exposición al humo del tabaco se descubrió por primera vez en los años noventa. A pesar de niveles mucho más bajos de exposición al humo que el tabaquismo activo, Law y colegas calcularon un aumento del 30% en el riesgo de enfermedad coronaria en personas que nunca habían fumado pero que estuvieron expuestas al humo de segunda mano (19 estudios) en un metaanálisis pionero publicado también en el BMJ. y un aumento del 39% en el riesgo de enfermedad coronaria entre los fumadores que fuman un cigarrillo al día (cinco estudios)

Sabemos mucho sobre los mecanismos biológicos que impulsan el riesgo relativamente alto de CHD asociado con los bajos niveles de fumar y la exposición al humo de segunda mano.

Existe una relación altamente no lineal entre las exposiciones a partículas finas (PM por sus siglas en inglés particulate matter-) del humo del cigarrillo y la contaminación ambiental y sus efectos adversos sobre los sistemas cardiovasculares y pulmonares, incluyendo estrés oxidativo sistémico, disfunción vascular inflamatoria, aumento de la activación plaquetaria y viscosidad sanguínea, aterosclerosis, cardiopatía isquémica y alteración de la función autonómica cardíaca.

Barnoya y Glantz informaron en una revisión de la literatura en 2005 que: “La evidencia se está acumulando rápidamente de que el sistema cardiovascular -la función plaquetaria y endotelial, la rigidez arterial, la aterosclerosis, el estrés oxidativo, la inflamación, la variabilidad del ritmo cardíaco, el metabolismo energético y el aumento del tamaño del infarto- exquisitamente sensible a las toxinas en el humo de segunda mano. Los efectos del tabaquismo pasivo incluso breve (de minutos a horas) a menudo son casi tan grandes (un promedio de 80% a 90%) como el tabaquismo activo crónico “.

El alto riesgo cardiovascular asociado con el consumo muy bajo de cigarrillos tiene importantes implicaciones para la salud pública. En primer lugar, fumar ligero, fumar ocasionalmente y fumar menos cigarrillos conllevan un riesgo sustancial de enfermedad cardiovascular.

¡Solo el cese completo es protector y debe ser enfatizado por todas las medidas y políticas de prevención!

En segundo lugar, el tabaquismo pasivo es esencialmente otra forma de tabaquismo en dosis bajas que conlleva un riesgo cardiovascular sustancial. Las leyes integrales libres de humo en lugares públicos, ahora comunes en países de altos recursos, resultan en grandes reducciones en los ingresos hospitalarios (alrededor del 15%) para enfermedades cardíacas, cerebrovasculares y pulmonares,  y sería prudente que los países con pocos recursos sigan su ejemplo .

El humo de marihuana y sheesha (narguile) también son motivo de preocupación debido a que la combustión incompleta de sustancias orgánicas produce muchos productos químicos altamente tóxicos, con serias consecuencias de salud adversas similares.

En tercer lugar, los nuevos productos de tabaco, como los cigarrillos electrónicos y los cigarrillos que no queman por calor, pueden conllevar un riesgo considerable de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Aunque los cigarrillos electrónicos ofrecen niveles reducidos de carcinógenos, aún exponen a los usuarios a altos niveles de partículas ultrafinas y otras toxinas que pueden aumentar marcadamente el riesgo cardiovascular.

Las emisiones algo menores de muchas sustancias tóxicas de los cigarrillos que no queman el calor no hacen que estos productos sean seguros.

La aprobación regulatoria de estos productos debe ser retenida. No podemos permitirnos esperar varias décadas más para documentar la enfermedad, la discapacidad y las muertes causadas por los nuevos productos recreativos de tabaco y nicotina.

Por último, los cigarrillos electrónicos y los productos que no producen calor no deben promoverse para la “reducción de daños” porque inducen a las personas a fumar menos cigarrillos, porque es poco probable que las modestas reducciones en el consumo de cigarrillos tengan beneficios significativos para la salud y doble uso. de cigarrillos y cigarrillos electrónicos puede exponer a los fumadores a mayores riesgos totales.

Además, los cigarrillos electrónicos están reduciendo las tasas de abandono del hábito de fumar, y la comercialización de productos de tabaco supuestamente más seguros parece reclutar y adicionar a las nuevas generaciones de fumadores jóvenes.

El mensaje para llevar a los fumadores es que cualquier exposición al humo del cigarrillo es mucho y extremadamente dañina.

El mensaje para los reguladores que se ocupan de los productos de “riesgo reducido” recientemente comercializados es que cualquier sugerencia acerca que la cardiopatía coronaria y el accidente cerebrovascular son reducidas por el uso de estos productos, es prematura y peligrosa.

* Johnson KC. Just one cigarette a day seriously elevates cardiovascular risk. BMJ. 2018 Jan 24;360:k167. doi: 10.1136/bmj.k167.

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina