14.04.2017

Vectocardiografía: resurgir de un Gigante

Estamos presenciando en los aún albores del siglo XXI un resurgir lento, pausado pero persistente, de una técnica diagnóstica que había caído en el olvido y que no es ajena a la propia Historia del FIAI, de la mano de uno de sus conspicuos miembros cuál es el Profesor Andrés R. Pérez Riera de Brasil y presente en los aportes de otros, como Isabel Konopka y Juan José Sirena, por mencionar sólo a algunos colegas que hacen de la vectocardiografía una necesidad para poder interpretar un ECG.

El reclamo realizado estos días en el seno del Foro por el postergado Curso a cargo del primero, es una muestra del creciente interés que va más allá de lo meramente académico para pasar a ser un herramienta clínica invalorable.

Por eso, la NOTICIA DEL DÍA de hoy rendirá un humilde Homenaje a la Vectocardiografía con la rememoración de dos hitos en su Historia, cuáles son una breve semblanza del Profesor André Jouve (1909-2001): Cardiólogo francés pionero en la electrocardiografía clínica y la epidemiología cardiovascular* y  de la Escuela Mexicana de Demetrio Sodi Pallares** sin olvidar al gran maestro Brasileño Jõao Tranchesi, a quién recordáramos en fiaiweb.com hace poco tiempo con una simpática anécdota***.

André Julien Auguste Jouve nació en Marsella el 10 de junio de 1909, hijo de Xavier Marie Francois Louis Jouve MD y Marie Louise Charlotte Vigliengo su madre. Tuvo una brillante carrera médica en Marsella: fue residente en los hospitales de Marsella en 1931, comandante de su promoción, asistente en 1943 y jefe en 1951, para convertirse en profesor asociado de medicina en 1946 y finalmente profesor titular de cardiología clínica y experimental. Fue miembro de varias Sociedades Cardiológicas, Presidente de la Sociedad Francesa de Cardiología en 1968, Vicepresidente de la Sociedad Europea de Cardiología en 1972 y finalmente Presidente del Colegio Francés de Patología Vascular en 1973. Había sido Experto de la OMS para enfermedades degenerativas y cardiovasculares de 1958 a 1981 y corresponsal nacional de la Academia de Medicina en 1977. Fue condecorado por la Légion d’Honneur (Oficial en 1975). Se retiró en 1981 y murió en 2001.

La clínica apoyada en la interpretación electro-vectocardiográfica y la epidemiología cardiovascular fueron las principales áreas de su interés donde hizo contribuciones esenciales como su famoso tratado sobre ECG.

El Heart Cantini Centre fue considerado su principal creación y acción, donde se realizó el primer trasplante de corazón francés en 1968, se realizó la primera investigación epidemiológica francesa sobre factores de riesgo coronario y se planteó claramente la idea y la necesidad de iniciar la prevención a edad pediátrica. Prestó particular atención a los factores psicológicos y dismetabólicos que fue su plataformas para abordar posteriormente a la  cardiopatía isquémica.

Sería injusto si no mencionáramos en esta reseña las contribuciones de la electrovectorcardiografía mexicana, como continuación de las principales etapas del largo viaje que condujo a la estructuración de la electrovectorcardiografía moderna, basada en los fundamentos establecidos por Willem Einthoven (1860-1927), quien ocupó la cátedra de fisiología de la Universidad de Leyden (Holanda) y presentó su electrocardiógrafo de cadena en 1901.

La electrovectorcardiografía mexicana se hizo fuerte gracias al esfuerzo del Dr. Demetrio Sodi Pallares, discípulo de FN Wilson de Ann Arbor. El Dr. Sodi Pallares fundó la Escuela Mexicana de Electrovectorcardiografía, que fue una piedra angular en el campo y fue ampliamente reconocido internacionalmente por varias décadas. Este hecho se debe al enfoque racional y no empírico de la exploración eléctrica del corazón, gracias a la aplicación del procedimiento inductivo-deductivo de Galileo que impuso. Se obtuvieron estos resultados a través del estudio de los procesos de despolarización y repolarización miocárdica, en condiciones normales y en los bloqueos de rama, realizado por el Dr. Gustavo A. Medrano y colaboradores en la década de 1950, otros meritorios representantes de esta Escuela. Las manifestaciones electrovectorcardiográficas del infarto de miocardio no complicado fueron objeto de estudio, así como las del infarto complicado con trastornos de ritmo y de la conducción.

Asimismo, es patrimonio del campo de atención de estos investigadores que estudiaron bloqueos proximales y distales o periféricos.

Los discípulos actuales de esa escuela están estudiando ahora arritmias cardiacas con resultados prometedores.

En este largo camino, por qué no, el FIAI se siente en condiciones de impulsar la enseñanza y el aprendizaje de la Vectocardiografía.

* Puddu PE. Professor André Jouve (1909-2001): A French cardiologist who was a pioneer of clinical vector-electrocardiography and cardiovascular epidemiology. J Electrocardiol. 2016 Mar-Apr;49(2):243-7. doi: 10.1016/j.jelectrocard.2016.01.003. Epub 2016 Jan 14.

** de Micheli A, Iturralde-Torres P. Contributions of the Mexican electrovectorcardiography. [Article in Spanish]. Arch Cardiol Mex. 2015 Apr-Jun;85(2):145-9. doi: 10.1016/j.acmx.2014.10.004. Epub 2014 Dec 31.

*** http://fiaiweb.com/wp-content/uploads/2017/03/El-gran-maestro-Brasileño-Jõao-Tranchesi-y-el-Electrocardiograma-imposible.pdf

 

Auspicios Institucionales
  • Sociedad Argentina de Cardiología
  • Federación Argentina de Cardiología
  • SIAC
  • SADEC
  • Asociación Argentina de Cardiología
  • SOLAECE Sociedad Latinoamericana de Estimulación Cardíaca y Electrofisiología
  • Fundación Barceló - Facultad de Medicina